Nuestra recetas en tu idioma

Receta fácil de croquetas de espinacas

Las croquetas siempre son un aperitivo o entrante que triunfa, pero además las podemos hacer rellenas de casi cualquier cosa, solo el limite lo pones tu imaginación. En esta ocasión te recomiendo unas muy tradicionales y sabrosas, se trata de unas croquetas de espinacas, una forma crujiente y cremosa de comer verduras.

La forma de prepararlas es la tradicional, ya sabes, se hace una salsa bechamel, con un sofrito de cebolla y espinacas todo bien picado, luego se deja reposar en el frigorífico, para que la masa quede bien compacta, solo queda darles forma, rebozarlas y freírlas, aunque te suene laborioso, seguro que si te pones manos a la obra en un momento las tienes listas.

También puedes hacer el doble de cantidad de masa, las moldeas y las rebozas, las guardas en el congelador y las tienes listas para cuando quieras comerlas, tan solo tienes que sacarlas y freírlas, estarán igual de buenas que acabadas de hacer.
Si me dejas darte un consejo, si quieres que te queden muy crujientes utiliza pan rallado que no sea muy fino, así te quedara una cobertura muy crujiente, también puedes hacerles un doble rebozado, las bañas en huevo las rebozas en el pan, las vuelves a bañar en huevo y las vuelves a rebozar.

Croquetas de espinacas

Creo que no me olvide de nada, pero si tienes alguna duda o pregunta sobre la elaboración o los ingredientes, ya sabes que puedes dejarme un comentario y estaré encantada de poder ayudarte.

Tiempo:

20 minutos

Valor Calórico:

medio

Dificultad:

baja

Cantidad:

12 a 14 croquetas

Ingredientes

  • 100 g de espinacas
  • 1 Cebolla
  • 70 g de harina de trigo
  • 70 g de mantequilla
  • 500 ml de leche entera
  • 2 Huevos
  • 100 g de pan rallado
  • Aceite para freír
  • Sal y pimienta molida al gusto
Receta de croquetas de espinacas

Preparación

  • Lava y corta las espinacas en trozos pequeños.
  • Pela y pica la cebolla.

Elaboración

Pon una cazuela a fuego medio y echa la mantequilla.

Cuando este bien derretida echa la cebolla picada.
Echa un poco de sal y pimienta molida la gusto.

Sofríela unos 3 minutos hasta que esté transparente.

Añade las espinacas y echa un poco más de sal.

Sofríelas un par de minutos.

Echa la harina de trigo y lo remueves unos segundos para que se sofría.

Vierte la leche poco a poco mientras lo remueves, para que se diluya la harina.

Cuando hayas vertido la leche lo sigues removiendo con una varilla, para que no queden grumos.

Lo sigues removiendo con la varilla hasta que la bechamel empiece a hervir y a espesar.

Ahora lo pruebas de sal y rectifica si hace falta.

Sigue removiéndolo con la paleta unos 3 ó 4 minutos, hasta que la masa empiece a despegarse de la cazuela.

Entonces retira la cazuela del fuego.

Vierte la masa en una bandeja y la repartes bien.

Deja que se enfríe un poco.

Cuando esté fría ya la puedes tapar con papel transparente.

Introduce la masa en el frigorífico y la dejas reposar de 2 a 3 horas.

Ya tienes la masa lista para hacer las croquetas y freírlas.

Pon una sartén a fuego medio y echa abundante aceite para freír.

Mientras se calienta moldea y reboza las croquetas.

Casca los huevos en un plato hondo y lo bates.

Echa el pan rallado en otro plato.

Coge una cucharada de masa y la moldeas con las manos.

Puedes darle la forma que prefieras, lo más fácil es hacerlas redondas o en forma de cilindro.

Apriétalas un poco con la manos para que queden compactas.

Ahora las bañas en el plato del huevo batido.

La pasa al plato del pan rallado y la rebozas bien.

Haz lo mismo con el resto de la masa hasta que estén todas rebozadas.

Cuando el aceite esté caliente echa unas cuantas croquetas en la sartén.

No eches muchas a la vez para que el aceite no se enfríe.

Fríelas unos 2 minutos por cada lado.

Que queden bien doradas.

Cuando esté doradas a tu gusto ya las puedes sacar.

Las pones en una bandeja sobre papel absorbente, para que suelten el exceso de aceite.

Las sigues friendo hasta que las tengas todas.

Ya las tienes lista para servir.

Ya verás que crujientes y cremosas te han quedado.

Consejo

  • Puedes darle la forma que prefieras, redondas o alargadas.
  • El tamaño también puede ser el que prefieras, pero el tiempo de fritura variará.
  • Una vez rebozadas las puedes congelar, así cuando las necesites solo tienes que sacarlas del congelador y freírlas.
  • Puedes sustituir la mantequilla por aceite.
  • En lugar de pimienta puedes utilizar nuez moscada.

Francesca Bautista

13 comentarios :

  1. Con espinacas no las he probado , me gusta tu receta besitos

    ResponderEliminar
  2. Qué ricas, son deliciosas , me encanta una buena croqueta y de espinacas más sanas imposibles!!un beso guapa

    ResponderEliminar
  3. Hola Francesca. Te han quedado espectaculares. Me encantan las croquetas. Voy corriendo a ver el vídeo ummmmmm¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Tienen que estar de muerte, es una manera facil de darselas a los niños.

    ResponderEliminar

Anímate y deja tu comentario. Si tienes alguna duda o problema con alguna receta o ingrediente, no dudes en dejarme un comentario, estaré encantada de ayudarte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recetas tradicionales de cocina

Últimos comentarios